El Eucaliptus.

El eucalipto es un árbol originario de Australia y Tasmania. Entre sus más de 600 diferentes especies diseminadas por el mundo, la Eucalyptus globulus es la de mayor fama.

El Eucalipto es utilizado en la elaboración de aceites, miel y cremas. Cuenta con propiedades antisépticas particularmente de las vías respiratorias y urinarias. Se le conoce por su capacidad para bajar los estados febriles, por sus propiedades balsámicas y estimulantes. Se utiliza generalmente por vía externa en inhalaciones para mejorar la respiración en casos de gripe o sinusitis pues facilita la disolución de mucosidades de los bronquios. Es muy utilizado para purificar el aire en casos de epidemia y como repelente de insectos.

Asimismo, actúa como anti-inflamatorio, anti-infeccioso, antiespasmódico y antidiabético. Se utiliza en los tratamientos de la artritis y de ciertos tipos de diabetes.

Se piensa que las propiedades medicinales de este aceite fueron descubiertas por los aborígenes de Australia de donde se origina el árbol. Ellos usaban el aceite de eucalipto como remedio para curar problemas de la piel y para combatir la fiebre, de allí el nombre de árbol de la fiebre, como se le ha llamado.

En la actualidad se usa el eucalipto no solo para tratar la fiebre y las afecciones de la piel, sino también para tratar los catarros y otras dolencias del sistema respiratorio. El aceite de eucalipto es un excelente descongestionante y tiene poderosos efectos germicidas y antibacterianos. El principal ingrediente activo del eucalipto es el eucaliptol el cual tiene poderosas propiedades germicidas y desinfectantes. También actúa como diurético, reduce el nivel de azúcar en la sangre y alivia la tos y la fiebre. Este aceite es un analgésico muy efectivo y se utiliza en preparaciones para los dolores en los músculos, nervios y articulaciones. Además combate el agotamiento y el letargo.

La aromaterapia con eucalipto puede ser usada también en las siguientes condiciones:
Para purificar: El aceite de eucalipto es ideal para usar en el lecho de una persona enferma. Cinco gotas de aceite en un difusor destruirán gérmenes y bacterias e impedirán su propagación.
Para heridas y abscesos: El fuerte efecto germicida del aceite de eucalipto ayuda a sanar heridas, quemaduras, ulceras y picaduras de insectos. Ponga unas gotas en una venda y cubra la zona afectada.
Para mejorar el sauna: Para aumentar el efecto desintoxicante del sauna ponga 3 gotas de aceite en un cucharón con agua y viértalas en las piedras calientes.
Para la gripe: Unas gotas de eucalipto en un difusor alivian la gripe.
Para crear bienestar: Unas gotas de aceite de eucalipto con aceite para masaje refrescan tanto la mente como el cuerpo. Aplique este aceite en los puntos de pulso.

Para suprimir la tos: Para soltar la flema y aliviar los pulmones, ponga en su pecho una compresa con aceite de eucalipto y aceite para masaje
Para la fatiga mental: El aceite de eucalipto estimula el sistema nervioso y promueve la concentración. Combinado con aceite de limón en un difusor aromático, es ideal para el agotamiento mental y la apatía. Use 4 gotas de aceite de eucalipto y 2 gotas de aceite de limón.
El uso excesivo de este aceite irrita la piel. Use las cantidades recomendades y mantenga el aceite fuera del alcance de los niños menores de 6 años.

Tips.- El Eucalipto activa el bronceado de la piel, incrementa la respiración celular y frena la excesiva actividad de las glándulas cutáneas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: