Aceite esencial de Menta

Larga es la historia de este aceite, ya que la Menta es uno de los aceites de más antiguo uso medicinal. Ya en el año 1550 a.C., aparece mencionado en el papiro Ebers, una colección de recetas medicinales de la época. También los egipcios usaron esta planta en la preparación de numerosas medicinas, principalmente para contrarrestar dolores de vientre, y, si bien aún no se ha podido saber cuál era la relación de esta hierba con la muerte, se la ha encontrado en numerosas tumbas de este país. Por su parte, el Japón ha venido usándola por más de 2000 años. En Grecia, Hipócrates hablaba de ella como un fuerte afrodisíaco, y Plinio alababa su poder analgésico y recomendaba usar una corona de esta hierba para aumentar el rendimiento mental.


La mitología griega tiene una página dedicada a esta hierba, representada en una ninfa. El poderoso dios Plutón había desposado a Persephone siendo el amo y señor del Averno. Pero el dios se enamoró perdidamente de la bella Mentha y su esposa, enloquecida por los celos, pisoteó a la pobre Mentha hasta aplastarla. Con el deseo de salvarla, Plutón la convirtió entonces en hierba. Desde entonces la menta ha estado presente en los banquetes más exuberantes tanto de griegos como de romanos, para combatir los malestares provocados por los excesos de comida, como también los dolores de cabeza y los mareos.
Numerosas son las propiedades que su aroma fresco y fuerte, ejerce sobre el cuerpo físico y en especial el mental, dada su relación con el elemento Aire. Su cualidad Yang la hace apropiada para aumentar las fuerzas perdidas por fatiga, aliviando la pesadez mental y física.
Uno de los usos más conocidos de este aceite es su impregnación en los ambientes mediante un aromatizador; es notable la sensación de despeje de la mente que provoca, favoreciendo la concentración, la imaginación y la creatividad. Como tonificante de las funciones mentales, este aceite es básicamente usado cuando el trabajo intelectual es muy intenso: trabajo estresante, o que implique largas horas de concentración o coordinación mental, situaciones de exámenes, etc. Su uso puede evitar la dispersión ante una situación exigente, aún luego de una intensa jornada. No en vano los japoneses lo han adoptado hace tiempo para ambientar sus oficinas con un gran aumento de rendimiento de sus empleados.
El aceite de Menta es especial para cuando la sobrecarga de responsabilidades nos enreda con energías negativas que nos producen falta de claridad por embotamiento. Por su capacidad de oxigenar el cerebro, este aceite es armonizador del funcionamiento de ambos hemisferios. Nos ayuda a encontrar con mayor claridad la solución a los problemas que nos acosan diariamente. En otro orden de cosas, una gotas aplicadas sobre la frente o en las sienes, alejan el cansancio y la fatiga mental, ayudándonos a recuperar las energías perdidas.
La Menta es uno de los pocos aceites que pueden usarse puros sobre todo el cuerpo, (a excepción de la zona de los ojos). Por eso es uno de los más usados en masajes aromaterapéuticos.
En el cuidado de la piel, se lo utiliza como depurativo pero al mismo tiempo ayuda a retener su humedad, evitando su envejecimiento prematuro. También es usado en masajes en zonas puntuales con un efecto relajante. Por esa misma propiedad, es muy adecuado en malestares nerviosos producidos por viajes (mareos, dolores de cabeza, desarmonización).
Unas pocas gotas en el baño de inmersión, ayudan a eliminar el cansancio luego de una jornada de trabajo agotadora y nos hace sentir que la jornada puede empezar de nuevo, ya que al mismo tiempo, al estimular el drenaje del sistema linfático, expulsa las toxinas y células enfermas del cuerpo. Ejerce una acción relajante de la musculatura del bazo, haciendo que reciba mayor irrigación y aumenta la generación de glóbulos blancos, encargados de la defensa del organismo.
Otra de sus propiedades más destacadas es la de refrescante. En los procesos En varios casos he preparado aceites a base de Menta para colocar unas gotas en una palangana de agua tibia y hacer baños de pies: ideal para personas que diariamente se ven obligadas a estar mucho tiempo de pie o a caminar por muchas horas. La sensación de alivio es casi inmediata, pues al aumentar la circulación sanguínea y linfática a la vez, desinflama pies y tobillos hinchados y proporciona una hermosa sensación de frescura, como bien se puede percibir en su aroma. Más aún, su utilidad en edemas de todo tipo, como así también en golpes o dolores musculares en general, hacen del aceite de Menta, un poderoso aliado para el botiquín de emergencias.
En el área digestiva, el aceite puede aplicarse en masajes sobre el abdomen con el fin de aliviar ardor, flatulencia o dolor de estómago, aún de diarreas. Su acción antiespasmódica lo hace ideal para usar con niños, si bien es conveniente usarlo diluido, en especial cuando se trata de bebés.
Sin embargo, y a pesar de sus múltiples cualidades, el aceite de menta no debe ser utilizado por períodos prolongados ya que podría producir irritaciones o simplemente el efecto opuesto al deseado. No olvidemos que este tipo de tratamientos solo se usan en casos de molestias pasajeras y no en males graves.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: