La rosa mosqueta

Es una planta salvaje de origen oriental, conocida en Europa desde hace muchos siglos. En un principio fue valorada por sus espinas, que eran utilizadas como una valla natural contra los intrusos.  Es famosa por su alto contenido de Vitamina A, E, C y B1 y B2, con excepcionales propiedades regenerativas y cicatrizantes.

Los frutos de esta planta poseen una diversidad de propiedades: borran arrugas, estrías, cicatrices, quemaduras y manchas de varices, repone nutrientes esenciales para la piel, y se aplica aún en los casos más serios. 

De acuerdo a las últimas conclusiones científicas es uno de los regeneradores dérmicos más poderosos que existen, sin efectos peligrosos y con la única contraindicación de que al tener un alto contenido en lípidos (grasa) no es recomendable en pieles grasas o con acné.

El aceite se aplica por gotas, sobre la zona afectada y se masajea suavemente hasta que penetre en la piel, en una rutina que un mes da resultados sorprendentes.

Su poder regenerador se debe a la presencia de ácidos grasos como el linoleico, oleico, y araquidónico, nutrientes vitales en la formación de la membrana de las células, los mecanismos de defensa, y el crecimiento de la piel.

Un masaje con aceite de rosa mosqueta también sirve para luego de una exposición al sol, u otros agentes externos como el viento y el frío, factores estos que resecan profundamente la piel.

En el caso de las mujeres embarazadas la cosmiatría recomienda suaves masajes en los pechos y el abdomen durante el último trimestre de gestación para evitar la aparición de estrías.

Cualquier crema (y de hecho existen cremas compuestas con este aceite) puede ser enriquecida con algunas gotas de este aceite, recomendándose 10 gotas por cada 30 gramos de crema.

En los últimos veinte años se ha intensificado el interés por la investigación de los productos naturales, de manera especial por las plantas medicinales, y la fitoterapia ha cobrado gran importancia. No solo existe una tendencia de retorno a la naturaleza, sino que su empleo ha ingresado a una etapa menos empírica.

Características

La Rosa Mosqueta es un arbusto que pertenece a la familia de las rosáceas, subfamilia rosidea y género rosa. Crece en forma silvestre o cultivada en regiones de clima lluvioso, frío y generalmente en suelos pobres de llanos y montañas de poca elevación. Sus tallos y ramas están cubiertos de espinas y sus flores son blancas y rosadas, a veces con pigmentación amarilla, de 3 a 6 centímetros de diámetro, configurada en ambos corimbos de 7 a 15 unidades, cada una con cinco sépalos con numerosos estambres.

El tamaño del arbusto varía en alturas hasta 2 metros, y en agrupaciones de hasta 3 metros de diámetro. Sus hojas son compuestas, elípticas, de color verde intenso y el fruto es de forma ovoidea, de 1,5 a 2,5 cm. de diámetro, de color bermellón, presentando externamente cascarilla de 1 a 3 milímetros de espesor y en su interior de 15 a 20 semillas de las cuales se extrae el aceite.

La cascarilla posee una gran cantidad de vitamina C, en su estado fresco y crudo, Pectina y algunos tipos de azúcares.

La semilla presenta ACIDOS GRASOS INSATURADOS, ACIDO TRANSRETINOICO (vitamina A Ácida), gomas*, margarinas*, carotenoides*, inmersos en una estructura de fibra vegetal.

*Estos últimos son separados en el proceso de refinación del producto.

Acción Terapéutica

Con solo la presencia de ácidos grasos insaturados y sin la presencia de la Tretinoina, no es suficiente para explicar probadas acciones del aceite, como por ejemplo:

a) Regeneración cutánea, nutrición óptima y circulación sanguínea retornando al espesor de piel adecuada. Consecuentemente se eliminan arrugas no profundas de la piel, dándoles su tersura natural, lubricación e hidratación optimas.

b) Se reducen las cicatrices con la regeneración de los tejidos

c) Se redistribuye la pigmentación eliminando manchas de la piel como melasmas, cloasmas y lentigos.

d) Mejoramiento de la sintomatología en pacientes con enfermedades cutáneas como la psoriasis, hiperqueratosis, queratosis actínicas, etc.

e) Realiza acciones preventivas y correctivas a la foto envejecimiento y cáncer cutáneo por exposición a las radiaciones solares, activando la autogeneración de melanina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: